viernes, 30 de marzo de 2012

Deborah Turbeville



Nacida en Boston (1938) Deborah Turbeville es una de las pioneras en saltar de la fotografía de moda a las galerías de arte.

Como fotógrafa de moda es la antítesis de Helmut Newton (sensualidad vibrante y mensaje expuesto de forma clara), sus figuras aparecen como adivinanzas en un discurso claramente narrativo, un mensaje mucho más complejo y visceral (cabe destacar las semajanzas entre Deborah Turbeville y la genial Francesca Woodman). Cuerpos embriagados y desprovistos del juicio de la lógica se entregan vacíos al objetivo de Turbeville. Así, trabajando en Vogue, llevó a modelos en bikini a una fábrica de cemento, del resultado se dijo "son las imágenes más revolucionarias de nuestra época".


El trabajo que le dio renombre internacional también fue un encargo de la revista Vogue, Bath house en 1975. Las modelos aparecían apenas vestidas, lánguidas, mojadas dejando una apariencia desaliñadamente kitsch. El mensaje velado es el de que las mujeres son prisioneras, los críticos llegaron a decir que parecían "estar en una cámara de gas", al respecto ella sólo dijo "me gusta escuchar el tic tac del reloj dentro de mis fotos". No deja de sorprender que semejante discurso artístico se usara para "vender" y no como mero disfrute del intelecto artístico. Como se señala en el catálogo Wallflower (Kate Morgan y Marvin Israel, de 1978),  todos los elementos propios de su creación están en Bath house:  la sensación de encontrarse en algún lugar del pasado, la sexualidad lánguida, las mujeres blancas, esbeltas,  la calidad luminosa y un sentido del relato interrumpido.  

Sus imágenes son "mercancía dañada" (como apunta la página professionalphotographer.co.uk) desenfocadas y de textura granuladas. En sus propias palabras: "después de hacer la imagen, la destruyo". Es una impronta anti-americana hecha por una estadounidense de los pies a la cabeza. "La idea de la desintegración es realmente el núcleo de mi trabajo." 


Si alguna vez os habéis preguntado de donde viene el gusto por el desenfoque y el grano, echad un vistazo al trabajo de Deborah Turbeville.



Bath house








Bath house










Autorretrato

No hay comentarios:

Publicar un comentario